Memoria. Ruiz - La Causa Laboral

Title
Vaya al Contenido
  
Un día como hoy (13 de agosto) por Ruben Ruiz


Fotografía de Pablo Pionavo, imagen de Mayo de 2003 en las escalinatas de la Facultad de Derecho de la UBA

Un día como hoy (13 de agosto), pero de 1926 nacía un gigante audaz, valiente, decidido, polémico, imperfecto, sanguíneo y barbudo (su marca registrada). Fidel Castro. Nació en Birán, municipio de Mayarí en la provincia de Oriente (hoy Olguín), República de Cuba. Hijo de padre y madre analfabetos (aprendieron a leer de grandes), empezó la primaria en su pueblo y la continuó en Santiago de Cuba. En 1945 ingresa a la Universidad y se recibe en tres carreras, Derecho, Derecho Diplomático y Ciencias Sociales. Simultáneamente, empieza su actividad política en la Federación Estudiantil Universitaria. En 1948, en su carácter de representante estudiantil, hace su primer viaje al exterior y, curiosamente, su patrocinador fue el General Perón. Se enfrenta al gobierno del dictador Fulgencio Batista y llega a la conclusión de que la única manera de derrotarlo es con la lucha revolucionaria. El 26 de julio de 1953 asalta, junto a 160 combatientes, el Cuartel Moncada. Fracasa, es encarcelado, juzgado y sentenciado a 15 años de prisión. Pero la presión popular logra su libertad a los 22 meses. Viaja a México, donde conoce al Che, y elaboran un plan para retornar y acabar con la tiranía de Batista. Regresa a Cuba con otros 82 miembros del denominado Movimiento 26 de Julio el 2 de diciembre de 1956 a bordo del yate Granma. Comienza una guerra absolutamente desigual contra 70.000 soldados que, con astucia, coraje y mucho apoyo popular termina en victoria dos años más tarde. El 1º de enero de 1959 la columna al mando de Eloy Gutiérrez Menoyo entra a La Habana y Fidel hace lo propio en Santiago de Cuba. Al día siguiente llegaron las tropas comandadas por Camilo Cienfuegos y el Che Guevara a la capital cubana y el 8 de enero Fidel ingresa triunfante con el nuevo gobierno provisional. Comienza otra historia. Hasta allí. Los cubanos morían por hambre, tuberculosis y sífilis de a miles y EE UU tenía su burdel privado gigantesco a 90 kms. Desde aquí, los cubanos fueron dueños de su destino. Fidel fue su número diez y capitán. Se enfrentó en todos los terrenos a los poderosos y dirigió la revolución en un país donde la alimentación, la salud, la educación, la cultura y el desarrollo científico son un bien social, no se discuten. El son, la rumba y el chachachá tampoco. Sostenedor del Movimiento de los No Alineados, factor fundamental de la derrota del apartheid en Sudáfrica y la liberación de Angola y Namibia, de la victoria del sandinismo en Nicaragua, de la ayuda humanitaria con los pueblos más pobres y de la lucha por la independencia cubana en cualquier contexto. Se escriben aún, ríos de tinta sobre su personalidad, su permanencia en el poder y su estilo de gobierno. También sobre su carisma, su agudeza política, el cariño que le tiene el pueblo cubano y otros pueblos del mundo, la anticipación de sus tesis sobre las deudas de los pueblos, el cambio climático y la devastación a que nos conduce el actual capitalismo financiero. Nadie fue indiferente ante Fidel. Amigo de gente que coincidía con su pensamiento o no; Mandela, Salvador Allende, Gabriel García Márquez, Hugo Chávez, el Diego, Juan Pablo II, Lula, el Pepe Mujica, Frei Betto, Naomí Campbell, Oliver Stone, Cassius Clay, Robert Redford, Harry Belafonte, Jesse Jackson, Muamar El Gadafi, Ernest Heminguay, Gerard Depardieu, Steven Spielberg, Sean Penn y siguen...
En día como hoy nació una de las personalidades más influyentes del siglo XX, un revolucionario, un consecuente, un lector empedernido, un amante del beisbol, los habanos y el poder, un motivador incomparable, un militante incansable, un líder que superó 630 atentados contra su vida. Un diferente que no pidió permiso e invitó a millones a no pedirlo… Salu, Fidel!!

Regreso al contenido