Libros. Comentario al libro Manual para representantes sindicales de Luis Ramirez - La Causa Laboral

Title
Vaya al Contenido
Comentario al libro Manual Práctico para representantes sindicales – Relaciones individuales-Contrato de Trabajo”, de Luis Enrique Ramírez. Editorial B de f, por David Duarte

Este es un libro sumamente útil para todo aquél que quiere consultar rápidamente un tema del mundo laboral, a fin de resolver o responder una inquietud. Al menos como primera noción de lo indispensable de las relaciones de trabajo, de todo aquello que quiso saber y no se atrevió a preguntar. El libro de consulta práctica está dirigido a los representantes sindicales y todo aquél que ejerce este rol debe contar con un ejemplar. El autor es un experimentado abogado laboralista, asesor sindical, que ha estado del lado de los trabajadores desde siempre y conoce la pragmática labor del profesional, en las distintas esferas en donde se ejerce la ardua tarea de la defensa de los derechos laborales de las personas que trabajan.
Conocido Ex Presidente de la Asociación de Abogados y Abogadas Laboralistas -AAL- en tres oportunidades (1990-92, 2000-02 y 2006- 08) y Ex - Presidente de la Asociación Latinoamericana de Abogados Laboralistas (ALAL) y Director de la Revista LA CAUSA LABORAL, de la Asociación de Abogados Laboralistas (2000-2011). Un militante por los derechos de los trabajadores así como puso el cuerpo donde se lo necesitó, también pone el intelecto docente, jurista, autor y expositor en jornadas académicas. No es la primera obra que escribe, ya que es un conocido publicista, aunque es famoso por su exitoso libro “Manual práctico de Riesgos del Trabajo de la misma editorial (BdF), que ya va por su sexta edición.
En esta oportunidad se propuso una tarea elogiable y poco transitada, dirigida a los Representantes Sindicales. Con la nostalgia de los setenta, cuando los trabajadores conocían las leyes laborales y sabían punto por punto el convenio colectivo de trabajo. Eran tiempos en que los delegados sindicales debatían de igual a igual con los abogados sobre los derechos de los trabajadores, hoy rememora la cualidad de aquellos y la reedita en un manual para retomar ese camino del conocimiento y la información indispensable. Conocer las normas laborales por parte de los trabajadores es necesario para tener herramientas para defenderse frente el abuso del poder empresario que tiene siempre solvencia económica para contar con un grupo de profesionales asesores de distintas disciplinas para saber qué hacer en la organización patronal. En cambio los trabajadores no cuentan con esa disponibilidad en defensa de sus derechos.     
Si bien heredamos del derecho romano el adagio que dice: “la ignorancia no exime del cumplimiento de la ley (del latín: Ignorantia juris non excusat o ignorantia legis neminem excusat) y plasmamos en nuestra legislación ese principio, en el antiguo Código de Vélez en su art. 20, cuando disponía que: “La ignorancia de las leyes no sirve de excusa, si la excepción no está expresamente autorizada por la ley”. Una vez publicada una ley se presume conocida por todos y no se podrá alegar su ignorancia para eludir su aplicación. Criterio que se mantuvo con el nuevo Código Civil y Comercial unificado que en su art. 9 dispone el “Principio de inexcusabilidad” expresando “La ignorancia de las leyes no sirve de excusa para su cumplimiento, si la excepción no está autorizada por el ordenamiento jurídico”. Cabe aclarar que no se trata de una regla rígida y que es posible que como principio, pueda admitir excepciones, de hecho es imposible que en general las personas tengan un cabal conocimiento de todas las normas que se encuentran vigentes, sino que se vincula más a la obligatoriedad de su aplicación.
En el Derecho del Trabajo la regla es la de asegurar al trabajador y trabajadora condiciones dignas y equitativas de labor, partiendo de la base que desde el punto de vista constitucional aquellos son sujetos de preferentes tutela y que las desigualdades que creara la ley de contrato de trabajo a favor de una de las partes, sólo se entenderá como forma de compensar otras que de por sí se dan en la relación (art. 17bis según ley 25.592). Sin perjuicio que también es un principio rector la irrenunciabilidad de derechos, como así también resulta el principal objeto del trabajo una actividad productiva y creadora y que toda prohibición del objeto siempre estará dirigida al empleador (arts. 4 y 40 de la LCT).
Así como el interés de los trabajadores es todo cuanto se relacione con sus condiciones de vida y de trabajo, la acción sindical contribuirá a remover los obstáculos que dificulten la relación plena del trabajador (art. 3 de la ley 23.551). En esa acción los representantes sindicales tienen la noble tarea de representar a los trabajadores ante el empleador y ante la autoridad administrativa del trabajo, aunque también lo hacen respecto a la asociación sindical ante el empleador y el trabajador.
Es por esa razón que este “Manual Práctico para el representante Sindical” que nos presenta Ramírez es de suma utilidad para quien ejerza esa honrosa función, ya que en sus páginas, de sencilla lectura, se puede consultar el Contrato de trabajo y los tipos de contratos de trabajo, los derechos y deberes de las partes, y el intercambio salarial informando con sencillez la remuneración, la protección del salario, las vacaciones, las licencias especiales, feriados y días no laborales. El trabajo de mujeres, la protección del matrimonio, trabajo de los menores de edad y las enfermedades no relacionada con el trabajo, (las inculpables). Las suspensiones para ocupar cargos políticos o sindicales, causas económicas, fuerza mayor, disciplinaria y preventiva. Los supuestos de transferencias de establecimiento, las distintas formas de extinción de la relación laborales, la prescripción, pago insuficiente y el pago en juicio de los créditos laborales. Además de contar con esta sintética, pero completa descripción de las relaciones individuales de trabajo, la obra cuenta con un apéndice legislativo de la Ley de Contrato de Trabajo consumando este opus sencillamente magistral. Recomendamos por cierto su divulgación entre aquellos trabajadores con responsabilidades militantes de la lucha por el derecho de los trabajadores y trabajadoras, no solo para que no queden en el camino sus conquistas, sino para ir a buscar nuevas mejoras de las condiciones laborales en busca de la igualación constante de las desigualdades sociales.
Regreso al contenido